¿Aspiras a hacer cosas nuevas pero tus colaboradores se resisten a hacer cosas innovadoras?

octubre 8, 2020
Uncategorized
Foto de fauxels en Pexels

Has sentido que es momento de cambiar, pero tu personal y colaboradores se encuentran tan arraigados a lo han venido haciendo que lo ven como “innecesario” o peor aún, que les llevará más trabajo, tiempo y energía que aparentemente no disponen porque están muy ocupados en las actividades del día a día.

Como visionario de tu empresa o negocio tú sabes que tienes que hacer cambios para mejorar tu empresa y quizás hasta innovar en tus mismos productos o servicios pero, la gente alrededor tuyo y en tu empresa puede que les cueste trabajo pensar en forma diferente.

El estancamiento o la pérdida gradual de tu negocio será el precio que tendrás que pagar por no cambiar tu empresa a una cultura de innovación.

Como antropólogo empresarial trabajando por años con empresarios y líderes de organizaciones he visto como advierten que el cambio en la empresa es necesario e inevitable, pero la cultura de su empresa es más “cómoda”.

Aunque los colaboradores digan que quieren cambiar, en los hechos, su comportamiento y visión muestra otra cosa muy diferente.

Es común escuchar, “así siempre lo hemos hecho… y ¿por qué cambiar?” y es que la percepción general sobre el cambio es que cualquier modificación o innovación generará más “problemas” que los que pudiera resolver. Muchos colaboradores piensan así, ya sea por convicción o por conveniencia, pero no pueden estar más equivocados.

¿No preferirías comenzar hacer pequeños cambios en tu empresa, enfrentar las inevitables resistencias, pero avanzar hacia el futuro y crecimiento de tu negocio?

Para innovar y hacer cosas diferentes para mejorar cualquier aspecto de tu organización, necesitas trabajar con su cultura; es decir, en la forma en cómo las personas ven y sienten de por qué hacen las cosas, su sentido e interpretación de su propio trabajo. ¿Cuál es la aportación de un intendente, un vendedor, un contador o un chofer a la misión de la empresa como un todo?

Constantemente escucho decir a empresarios exitosos y expertos en innovación, que las empresas más exitosas son aquellas donde las personas son conscientes de porqué hacen las cosas.

Las empresas conscientes, son aquellas cuyos miembros de la organización tienen claridad de porqué hacen lo que hacen, es decir, su “por qué”.

Para introducir una cultura de innovación y mejora en cualquier empresa, debe tomarse en cuenta muchos aspectos, ya que las resistencias al cambio las encontraremos por todas partes.

Como seres humanos nos aterra el cambio, la certidumbre que nos proporcionan nuestros hábitos nos da una sensación de “seguridad” y “confianza”.

Como antropólogo experto en el comportamiento humano, sé que las personas somos seres de hábitos. La repetición constante de entornos, ambientes y actividades, nos da una sensación de certidumbre, es lo que llamamos “zona de confort”.

El salirnos de esta zona de familiaridad la percibimos como una amenaza a nuestra integridad e identidad de quiénes somos como individuos.

El factor fundamental para que toda empresa pueda cambiar e incorporar consecuentemente una cultura de innovación, es la interiorización de la necesidad de cambio y las ventajas que ello conlleva.

Como ya he ilustrado antes en casos de empresas donde he ayudado a cambiar su cultura, las personas tienen que ser conscientes que cambiar es lo mejor que pueden hacer porque les traerá beneficios.

El crear consciencia de cambio al interior de una organización puede ser, en la mayor parte de los casos, un gran desafío.

Aunque suene «lógico» y «racional», no será suficiente para que las personas adopten una cultura de cambio e innovación.

No será tarea fácil si no se cuentan con adecuadas herramientas, sobre todo de orden antropológico porque lo más difícil para cambiar en las personas es su comportamiento y, para cambiar cualquier comportamiento, las creencias y emociones de las personas juegan un papel determinante.

En mi experiencia ayudando a empresas a implementar una cultura de innovación, lo que lo hace posible es que las personas se vuelvan conscientes del cambio y protagonistas del mismo.

Si las personas no ven ni sienten por qué hacer cosas nuevas y diferentes, serán entonces los principales detractores del cambio. Por tanto, las personas tienen que sentir con su trabajo están aportando y contribuyendo a algo más grande y que les da un sentido de propósito.

Vemos entonces que el aspecto emocional en todo proceso de cambio organizacional es fundamental.

Para gestar una cultura de innovación, necesitamos hacer que el cambio no solo sea emocionalmente seguro sino deseable, emocionante, aunque coexista con la percepción que el camino pueda ser “difícil”.

Si estás listo para hacer cosas diferentes y crear una cultura de innovación para aumentar tus ventas, mejorar tu operación, ahorrar en tus gastos, mejorar en tu atención a clientes o cambiar de manera integral en las áreas de tu empresa para alinearlas con tu misión y visión, te podemos ayudar.

¿Listo para adoptar una cultura de innovación? 

En Antropología Corporativa – Consultoría, trabajamos con empresas y empresarios visionarios que desean innovar y hacer cosas diferentes en sus negocios, pero no saben cómo o por dónde empezar. 

Mándanos un mensaje de correo para agendar una sesión de consultoría sin costo de media hora. En esta consultoría identificarás los principales obstáculos para implementar una cultura de innovación en tu empresa. Escríbenos a: info@antropologiacorporativa.mx

Si deseas profundizar más sobre cómo puedes transformar la cultura en tu empresa, te recomendamos estos artículos:

Artículo escrito por Dr. Oscar Barrera, Antropólogo Empresarial

«En Antropología Corporativa vemos el mundo de forma diferente»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.